Para acabar la Semana de la Ciencia de 2016 os proponemos nuestro propio experimento y os invitamos a que lo probéis y a que disfrutéis con él.

Os hablamos de los Fluidos No Newtonianos, que serían aquellos que, por alguna propiedad, no tienen un comportamiento como el que se espera siguiendo las Leyes de Newton. Estos fluidos se caracterizan porque su viscosidad varía con la temperatura y la tensión cortante que aplicamos sobre ellos. La viscosidad es una magnitud física que nos da la medida que tiene un fluido de su resistencia a la deformación. Esta deformación está producida por tensiones cortantes (que son aquellas que se producen tangencialmente a un plano) o tensiones de tracción (dos fuerzas que actúan en sentidos contrarios).

El experimento que os proponemos es muy fácil y no es tóxico, incluso adecuado para celíacos. Cogéis una taza ponéis, una par o tres cucharas de harina de maíz bien colmadas, y vais añadiendo agua lentamente para disolver la harina, removiendo lentamente. Observaréis que llega un momento en que algo cambia: llegamos a la concentración crítica y el fluido va a empezar a comportarse como un fluido no newtoniano. Si apretamos con la misma cuchara que estamos removiendo de repente nuestra masa se habrá puesto dura. Si dejamos de hacer presión, observaremos que vuelve a su condición más líquida. Si hacemos una bola de pasta y luego la dejamos sobre una superficie, la bola empieza a moverse como un líquido denso.

Quizás la historia de Escalibur, la Espada del Rey Arturo, no es como nos la han contado hasta ahora. Puede que estuviera sobre un líquido no newtoniano y cuanta más fuerza hacían los caballeros para sacar la espada menos se moviera. Y Arturo, con un movimiento lento y suave, venció al fluido no newtoniano.

¡Probadlo y ya nos contaréis cómo ha sido vuestra experiencia!